Mezcolanza de paladares

  • Restaurantes y supermercados se suman a la cocina internacional con una gran oferta de platos y alimentos
  • Las recetas francesas e italianas son las que más gustan

La cocina española asiste, cada vez más, a la irrupción de nuevas tendencias gastronómicas procedentes de cualquier parte del mundo

Un quiche de verduras, un cuscús, un arroz tres delicias o unos crêpes con chocolate son los platos que configuran el menú de las nuevas tendencias gastronómicas que poco a poco se han ido introduciendo en los hogares murcianos y españoles. La cocina también salta fronteras y las recetas que hace unos años se imprimían en las páginas exóticas de las revistas culinarias hoy se incluyen entre las notas de los ingredientes necesarios para elaborar unos tradicionales michirones, una paella de marisco o una tortilla de patatas. El fenómeno de la globalización no entiende de barreras y restricciones, y la gastronomía, expuesta cada vez más a la innovación y a la búsqueda constante de nuevos sabores, ha encontrado en el exterior una amplia gama de posibilidades que degustar sin tener que salir de casa o con solo dar un paseo a la vuelta de cualquier esquina.

Image

El sector hostelero crece a la par que los paladares de los comensales más aventureros se hacen con el sabor y el aroma de otros países y los restaurantes con denominación de origen y recetas importadas se hacen un hueco entre la oferta gastronómica. A la ya tradicional comida china, se unen el picante mexicano, el sushi japonés, la carne paquistaní, la pasta italiana y el sabor magrebí. Una oferta cada vez mayor y que cuenta con grandes adeptos a los que les gusta viajar a través del paladar. Pero no es la única forma de hacerlo. La cocina casera, aun con recetas de otros países, es otra opción para quienes prefieren degustar un menú elaborado por ellos mismos. Una opción que ya tienen en cuenta supermercados y cadenas comerciales, y que han empezado a explotar con la introducción de nuevos productos que llenan las estanterías de los autoservicios y que forman parte de la lista de ingredientes para preparar, por ejemplo, un buen cuscús, un plato típico del norte de África elaborado a base de sémola de trigo y aderezado al gusto con carne, hortalizas o legumbres. Un manjar del que María José García no se ha querido desprender desde que lo probara por primera vez en un viaje a Marruecos. Esta murciana licenciada en Filología árabe se trasladó hace un año al país vecino para realizar unas prácticas de trabajo. Inmersa en las costumbres, el modo de vida y la gastronomía marroquí ha mantenido en España una de las recetas que más añora de su experiencia africana, el cuscús: “No me sale igual de bueno que el que comía en Marruecos, pero cada vez voy mejorando. Es un plato que me gusta mucho porque es muy completo y tiene un sabor diferente que me llama mucho la atención”, señala María José, quien añade que en casa sólo lo come ella y su madre, “el resto de la familia prefiere el cocido de toda la vida”. Y es que no todas las recetas gustan igual. La cocina africana todavía se resiste a entrar en la rutina gastronómica de muchos españoles y murcianos.

No ocurre lo mismo con otros países como Italia o Francia; este último exportador de algunas de las recetas más dulces que se repiten en las cocinas españolas, como los crêpes de chocolate, también acompañados con nata, mermelada o fresas.

Image

Image

Se trata de una receta francesa originaria de la región de Bretaña y que se confecciona a base de harina de trigo, huevos, leche, mantequilla, azúcar y una pizca de sal, creando una fina masa en forma de círculo. La sencillez de su elaboración y el escaso número de ingredientes que necesita hace que sea una receta fácil para hacer en casa, pero la cultura de los crêpes también hace negocio y se ha sumado a los puestos ambulantes del dulce callejero, típicos de ferias y verbenas, pero que ahora han perdido su temporalidad y ocupan lugares fijos, por lo que salir una noche y poder degustar uno de estos pequeños bocados franceses es cada vez más accesible.

Image

Image

Juan Segura es uno de los que se han echado a la calle a endulzar con chocolate y masa de crêpe a quien quiera probar esta receta, una receta que según asegura este manchego afincado en Murcia, cada vez atrae a más gente: “Siempre hay clientes. Pasan cerca del puesto y muchos no se resisten”. Como tampoco lo hacen quienes buscan el sabor del Kebab o la comida turca, otro de los filones gastronómicos que se ha hecho hueco entre restaurantes y bocaterías.

Todo un recetario de platos y sabores que no para de crecer y que se ha colado entre las costumbres gastronómicas más arraigadas para componer una mezcolanza de aromas y paladares con la que llenar el estómago.

¿Y dónde comprar los ingredientes?

Pese al auge de la cocina extranjera y su influencia entre los fogones españoles, la búsqueda de ingredientes muy específicos todavía resulta bastante difícil. Por el momento, sólo las grandes superficies han incorporado en su inventario nuevos productos que satisfacen la demanda de estas nuevas tendencias gastronómicas. Así se pueden encontrar en ellas todo tipo de salsas para acompañar los platos o una amplia variedad de frutas tropicales como la papaya, típica de la Indiao Brasil, o el aguacate mexicano, muy utilizado en la cocina latinoamericana, pero también frutos secos y otro tipo de productos ya elaborados que si bien se producen en la península, siguen una receta que no les es propia. La bollería industrial, por ejemplo, distribuye crêpes a falta de calentar en el microondas y la pizza italiana combina nuevos sabores con salsa de Kebab o al curry. Novedades que se incluyen en base a la influencia de las recetas que se han incorporado en los últimos años a la gastronomía nacional. No obstante, salvo productos muy específicos, la mayor parte de las recetas comparten ingredientes básicos que se consumen dentro y fuera de las fronteras nacionales, por lo que los ingredientes dejan de ser un obstáculo culinario en la apuesta por nuevos sabores y las posibilidades de viajar a través del paladar lejos de menguar, aumentan.

Image