El primer ejercicio: Una buena alimentación

  • “La alimentación es la gasolina de nuestro cuerpo y por ello es fundamental mantenerse en forma”
  • Los expertos advierten que no basta con una dieta equilibrada, también hay que hacer ejercicio

Según los expertos gastronomía y deporte son la base de una dieta saludable para mantenerse en forma

Pasear junto a las estanterías del supermercado no es una tarea más del rutinario quehacer diario; es el primer paso de lo que después se va a convertir en la fuente de energía de nuestro organismo. Así lo define Antonio Jesús Cutillas, preparador físico de pequeños y grandes deportistas en el Club de Atletismo de Cieza. Para él, “la alimentación es la gasolina de nuestro cuerpo y por tanto, es fundamental para mantenerse en forma”. Y es por ello por lo que al pasear por el supermercado tan decisivo es dónde dirigir la mirada como qué echar finalmente en la cesta de compra. No vale cualquier alimento ni cualquier producto, y entre los que cabe evitar se encuentra la sección de bollería industrial, un lujo “prohibido para deportistas”, insiste Cutillas, y del que tampoco deberían abusar niños y adultos. La razón: una gran cantidad de grasas animales que se adhieren al organismo y que son más difícil de eliminar. Superada esta tentación, la cesta de compra debería dirigirse hacia el apartado de verduras, pescado, pastas y carne; ingredientes de una dieta mediterránea, considerada por multitud de expertos como una de las más saludables y beneficiosas.

Image

Image

El siguiente paso es cumplir con las cuatro reglas básicas necesarias para estar en forma con la alimentación y que representan un tópico que no solo es recomendable sino que funciona. Sandra Macanás es nutricionista de la franquicia Naturhouse de Cabezo de Torres en Murcia. Ella lo tiene claro: “Lo fundamental es hacer cinco comidas diarias, beber todos los días un litro y medio de agua, no dejar pasar más de cuatro horas entre comida y comida y hacer deporte de forma habitual como complemento a estos hábitos alimenticios”. Cuatro pautas muy sencillas pero que no se cumplen, según reconoce Cutillas, quien estima que en la gran mayoría de los casos las cinco comidas se convierten en tres, el tope máximo de cuatro horas en que el estómago está vacío se alarga entre la comida y la cena, el litro y medio de agua se reduce a dos vasos escasos, y el ejercicio difícilmente entra en la agenda diaria, pese a que como él mismo defiende “el ejercicio físico sea la fuente de revitalización del organismo y el medio regulador de todos los procesos que se producen en él”.

Entre los alimentos que componen una dieta equilibrada y que no deben faltar en esa lista de supermercado también está el pescado blanco, muy recomendado porque, como explica Macanás, es el que menos grasas contiene, aunque como reconoce la nutricionista, a la hora de hacer una dieta no se puede generalizar y se debe adaptar a las características de cada persona: “Lo ideal es una dieta personalizada dependiendo del objetivo que se quiera conseguir y en función de otros factores importantes como la edad, el peso, la actividad física que se practica… No es lo mismo una dieta para alguien que quiere adelgazar que para quien busque mantener su estado de forma”.

En el caso de los deportistas la dieta también se adapta al tipo de deporte que practiquen dependiendo del esfuerzo físico que realicen y la cantidad de energía necesaria para llevarlo a cabo. Entre el grupo de atletas que entrena Cutillas, el ejemplo se puede observar entre quienes se preparan para pruebas maratonianas en las que el organismo necesita una mayor reserva de energía y quienes lo hacen para batir el cronómetro en apenas cien metros lisos. Aquí priman otras aptitudes frente a la capacidad de fondo y energía del atleta. No obstante, ambos necesitan estar bien alimentados. Y en ese aspecto el entrenador insiste: “Una buena dieta no ayuda a ganar una carrera pero llevar una mala alimentación sí perjudica a la hora de obtener buenos resultados”.

Image

La principal fuente de energía de los deportistas son los hidratos de carbono, “la gasolina principal de todo fondista”, describe Cutillas. Unos hidratos que se pueden encontrar en pastas, cereales, arroz…por eso, una dieta adecuada para quienes practican ejercicio físico, ya sea de forma profesional o amateur, es rica en este tipo de alimentos, a la vez que se debe completar con todo tipo de proteínas, verduras, pescado y también grasas animales, aunque sin abusar de estas últimas, precisamente porque en exceso son perjudiciales.

Image

Por su parte, los niños también son un colectivo destacado en el que una buena alimentación además de necesaria es determinante. En pleno crecimiento y con un ritmo de actividad diario muy alto necesitan una mayor cantidad de energía que les ayude a sobrellevar sin demasiado cansancio su jornada escolar, rendimiento académico y las innumerables actividades extraescolares que copan su agenda. Una energía que necesitan y que adquieren a través de la alimentación.

Image

Image

Para ellos, la mejor recomendación es, como establece Macanás, una dieta variada y equilibrada, sin abusos en grasas animales, y respetuosa con los cuatro pasos básicos de toda alimentación descritos más arriba.

Una vida sedentaria

Desde el sofá y para quienes el ejercicio físico todavía no entra en sus planes, mantenerse en forma sólo con seguir estos consejos alimenticios resulta algo más difícil. El deporte, además de necesario, es complementario en una dieta sana y equilibrada, y sin él, el efecto de los alimentos que se ingieren no es el mismo. Así, los hidratos de carbono, abundantes en el menú de todo deportista, implican en el caso de una persona sedentaria mayor acumulación de azúcares que a la larga se traduce en unos kilos de más. La cuestión es que, como aclara Cutillas, mientras el deportista consigue quemar el exceso de energía a través del movimiento, una persona que no lleva a cabo ningún tipo de ejercicio físico, lejos de consumir esa energía extra, la va a acumular en su organismo. Por eso el supermercado, la elección de los alimentos y una buena alimentación son sólo el primer ejercicio para conseguir un estado de forma saludable; el segundo es cumplir con los hábitos alimenticios recomendables y, sobre todo, llevar a la pista la práctica deportiva necesaria para conservar el equilibrio físico.

Las verduras, imprescindibles

Entre los alimentos que no deben faltar nunca en una dieta sana y equilibrada se encuentra todo tipo de verduras, desde las alcachofas a las espinacas pasando por el brócoli. Y es que entre los beneficios que aportan estos vegetales cabe destacar una mayor aportación vitamínica y en minerales como el hierro, el zinc o el potasio, además de ayudar a eliminar la retención de líquidos y prevenir la hipertesión y la hinchazón de vientre y piernas. Es destacado también su alto contenido en fibras y antioxidantes, beneficioso para el organismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: